Algo que no nos puede gustar del los rankings de fin de año, onda “Lo mejor de 2013″ es que, en un par de años es posible que lo que estuvo arriba se olvide o que venga una relectura de ese año y nos demos cuenta de que lo que creíamos que era bueno NO era tan bueno. Nuestro ejemplo supremo de eso es que muchos de los mejores grupos musicales de la historia nunca tuvieron un Nº 1 (Nirvana, los Ramones, Bob Dylan, Led Zeppelin o Jimi Hendrix, para no ir más lejos).

¿Hay alguna forma de desembrollar la paradoja de la lista de fin de año?

Pues bien, en ciencia sí, y es así justamente como opera: no considerando el año mismo, sino que los que vienen; a menudo un par. De este modo, el impacto de un paper o un libro se mide en el bienio siguiente a su publicación, según la cantidad de veces que son citados en otros papers.

Hoy, en 2013, podemos ver que fue “Lo mejor de 2011″.

Y esa es la lista que les traemos. Lo verdaderamente mejor de 2011. Sacamos los datos de Scopus para ver cuáles fueron los papers más citados de 2011 en 2012 y 2013. Acá están.

Como se puede ver, hay varias sorpresas en la lista. Como en muchos años anteriores el cáncer es un súper tema, del mismo modo hay un par de estudios de ciencias sociales, no hay nada de Science, ni Nature, ni PNAS y hay ¡3 libros! (¿quién dijo que los papers eran mejores que los libros?).

 

Comments

comments